¿Qué se entiende por "tecnologías de la información"?

Todo el mundo sabe lo que significa “IT”: servidores, redes, Internet, Mobile Computing, Cloud Computing etc. Sin embargo, no es exactamente lo mismo que las tecnologías de la información: éstas se encuentran hoy en día no sólo en las áreas citadas, sino en todas partes.

En todos los aparatos se esconde un microcomputador, incluso si no se descubre a primera vista.

Tomemos como ejemplo un smartphone.

En su interior se encuentra no solamente un microcomputador tan potente que se podría viajar con él sin problemas hasta la Luna.

El smartphone tiene que acceder de algún modo a las informaciones: por radio a las estaciones para móviles, a los satélites de GPS, a los puntos de WiFi y a los aparatos de Blue Tooth, mediante toda una serie de sensores: para aceleración, presión atmosférica, campos magnéticos, temperatura, luminosidad... además de una cámara que permite fotografiar y grabar vídeos.

Todos estos aparatos necesitan control, configuración y lectura de datos.

O por ejemplo un automóvil, uno que se pueda comprar dentro de 10 años: no solamente presta servicio al conductor en todas las situaciones imaginables, evitando situaciones críticas (ABS, control de estabilidad, asistente de frenado de emergencia, avisador de microsueño, asistencia lateral integrada o de distancia de seguridad...), se comunica con otros vehículos, informa sobre la situación del tráfico y ofrece posibles alternativas, sino que encuentra en poco tiempo estacionamientos libres e se introduce en ellos sin un roce. Uno tan sólo tiene que conducir.

Ah, y por si fuera poco apenas sufre averías: robots automatizados y equipados con reconocimientos tridimensional de objetos realizan su trabajo con enorme precisión, además de los sensores de alto rendimiento que aseguran la calidad al 100% impidiendo cualquier fallo.

Quizá ni siquiera sea necesario llevarlo a la gasolinera, tan sólo repostar electricidad solar o eólica que la instalación en la propia casa obtiene del proveedor más económico en cada momento mediante un complicado algoritmo.

¿De qué estamos hablando? Sí, de tecnologías de la información.